Albert Rivera se carga la agrupación de C’s Alboraya para favorecer la absorción de un partido local

La integración, dada por hecha por la dirección del partido catalán, provoca prudencia en UPPA, alegando que la decisión no es definitiva.

La dirección nacional del partido ha decidido destituir a la junta directiva local que hasta la pasada semana presidía el expresidente del PP local, Francisco Cataluña. Y lo ha hecho, según aseguró ayer el delegado de Cs en la Comunitat Valenciana, Emilio Argüeso, para que los más de cincuenta nuevos afiliados que tendrá el partido procedentes de UPPA puedan participar en la elección de una nueva directiva local. Argüeso dio ayer por hecho el acuerdo entre ambas formaciones, e incluso aseguró que los independientes perderán su denominación para formar parte de Cs. UPPA, en cambio, asegura en cambio que el proceso todavía está hecho y no hay una decisión definitiva.

El poder manda, y no importa que haya una estructura ya creada: la absorción se carga todo lo ya existente, una estrategia de crecimiento que está siguiendo Ciutadans en todas las regiones españolas en las que está intentando implantarse.

Este periódico intentó ayer, sin éxito, contactar con el ya expresidente de la junta directiva. Pero sí pudo hablar con otros militantes de la agrupación alborayense que prefirieron mantener el anonimato y que explicaron que la destitución de la directiva local se realizó a través de email remitido por el comité ejecutivo de la formación. En él se acusaba a Cataluña y su equipo de «insidias e injurias» relacionadas con una noticia publicada por este periódico la pasada semana.

En aquella noticia, Levante-EMV se hacía eco de una nota de UPPA informando sobre las reuniones que mantenía con Cs para presentar una candidatura, y de una nota de Cs anunciando que presentarán candidatura en Alboraia sin hacer mención a las negociaciones con UPPA. También recogía la noticia que, según fuentes de la agrupación local, no estaban participando en las negociaciones con la formación de Mamen Peris [UPPA] (que, al igual que Cataluña, también fue dirigente del PP, en su caso secretaria, además de teniente de alcalde hasta que dimitió en 2011).

El mismo día en el que se publicó esta noticia, miembros de la directiva local recibieron un correo electrónico —firmado por la secretaría del comité ejecutivo nacional— informándoles de que se le retiran los cargos orgánicos y de su acceso a la base de datos, por haber cometido «una falta muy grave» al hacer declaraciones que dañan públicamente al partido. También les acusaban en aquel correo de «nula transparencia» y «dejación de funciones».

Los militantes de la agrupación con los que contactó este periódico se quejaron de que las destituciones ordenadas por el comité se han hecho sin ni siquiera abrir expediente disciplinario y sin dar la oportunidad de alegar.

CAPI denuncia que Ciutadans no es de fiar, actúa con deslealtad e incumple los pactos

Pongámonos en situación: corría abril de 2014 cuando Ciutadans anunciaba con bombo y platillo un acuerdo de colaboración con CAPI, la Confederación de Agrupaciones Políticas Independientes.

Pues bien: unos meses después CAPI da a conocer estos hechos:

El partido catalán rompe unilateralmente, sin motivo y por mail el acuerdo firmado con CAPI el 11 de abril de este año, una vez se ha aprovechado de su apoyo y ha abusado de su buena voluntad, ya que gracias a CAPI obtuvieron su segundo eurodiputado.

Citamos textualmente el comunicado de CAPI:

Desde la Confederación Nacional de Agrupaciones y Partidos Políticos Independientes (CAPI) queremos informar a la opinión pública de que C´s en nada se diferencia en cuanto a la peor forma de hacer política al PPSOE.

Difícilmente puede abanderar la regeneración un grupo político que incumple su palabra, considera los acuerdos papel mojado y decide unilateralmente, caprichosamente y por “mail” destrozar lo que es una apuesta común. Quien miente y traiciona en esto lo hará con el programa electoral, con sus compromisos con los ciudadanos, con los votantes… C´s ha demostrado que no es de fiar y poco podrá regenerar quien tiene comportamientos tan corrompidamente inmorales. ¿De verdad les importa más España que su partido como pomposamente afirma su líder Albert Rivera? Ya les adelantamos que es mentira”, ¿cómo van a cumplir un programa electoral si no cumplen siquiera sus propios pactos?.

Tal acuerdo ha sido vulnerado de manera unilateral por parte de C´s, que una vez usada nuestra organización y obtenido el provecho que le convenía (avales, infraestructura, apoyos y votos) ha decidido sin motivo alguno romperlo una vez lanzada a escondidas una OPA hostil a CAPI.

Este es el email recibido por CAPI por parte del Secretario de Organización de Ciutadans:

Apreciado Enrique,

Como sabes en los últimos meses algunas de las formaciones que integraban CAPI, han mantenido contactos con C’s  que han culminado en la disolución de las mismas y su  integración total en C’s. Asimismo, tales partidos aglutinaban la mayoría de cargos electos por las formaciones que integraban CAPI.

Las anteriores circunstancias entendemos que hacen variar sustancialmente el contexto de la colaboración en su día pactada, haciendo que pierda su objeto, pues deja de ser eficaz para conseguir los objetivos que ambos nos propusimos en su día, que por otra parte creemos que no han variado.

Es por lo anterior que mediante la presente os comunicamos que damos por finalizado el acuerdo, sin perjuicio de los contactos que a nivel político podamos seguir manteniendo.

Un cordial saludo,

Fran Hervías

Secretario de Organización

Lee más en la web de CAPI.

Ciudadanos un partido opaco

Adjuntamos el informe de la Sindicatura de Cuentas catalana y la traducción de las partes más importantes:

Informe de rendición de cuentas de partidos políticos y de las asociaciones y fundaciones vinculadas.

Irregularidades en las asociaciones y fundaciones:

  • Dirección General de Derecho y Entidades Jurídicas comunicó a la Sindicatura que la asociación Egara Civitas es una asociación vinculada a Ciutadans.
  • A 31 de diciembre de 2013 la fundación Tribuna Cívica, vinculada a Ciutadans, y FAES, vinculada al PP, no figuraban inscritas en el Registro de Fundaciones y Asociaciones de la Generalitat de Cataluña.
  • La asociación Cataluña Constitucional y la Fundación Colabora están inscritas en el Registro de Asociaciones y Fundaciones del Protectorado, pero la Dirección General de Derecho y Entidades Jurídicas no las tiene identificadas como vinculadas a partidos políticos.
  • La Asociación Egara Civitas, la Asociación Cataluña Constitucional y la Fundación Colabora, Fundación Privada por el Estudio y la Formación no presentaron las cuentas anuales.
  • La Sindicatura considera que Egara Civitas y Cataluña Constitucional, vinculadas a Ciutadans, y la fundación Colabora (vinculada al PP) deben rendir cuentas a la Sindicatura, tal y como establece el artículo 4.2 de la LSC.
  • La Fundación Tribuna Cívica, la Fundación Privada Nuevos Horizontes y la Fundación Privada Instituto de Estudios Humanísticos Miquel Coll y Alentorn no enviaron el informe de auditoría.
    Por lo tanto, la Sindicatura no ha podido verificar que se haya cumplido el apartado quinto de la disposición adicional séptima de la LOFPP, que obliga las fundaciones y asociaciones vinculadas a partidos políticos a realizar una auditoría de sus cuentas anuales.

El apartado quinto de la disposición adicional de la LOFPP, Ley Orgánica de Financiación de Partidos Políticos, establece que es obligatorio publicar mediante la página web (preferentemente) el balance y la cuenta de pérdidas y ganancias una vez emitido el informe de fiscalización del Tribunal de Cuentas.

  • La fundación Cataluña Constitucional (C’s) es de nueva creación y no dispone de página web ni tampoco se han publicado las cuentas anuales en la web de Ciutadans.

El decreto 259/2008 del 23 de diciembre establece la obligatoriedad de aplicar el Plan de contabilidad a todas las fundaciones y asociaciones sujetas a la legislación de la Generalitat que tengan la obligación de formular cuentas anuales.

  • La fundación Tribuna Cívica (C’s) no detalla, en su memoria, el plan de contabilidad que aplica.
  • La fundación Egara Civitas, Cataluña Constitucional (ambas C’s) y la Fundación Colabora (PP) no presentaron cuentas incumpliendo el artículo 4.2 de la LSC. 

Las incidencias en los partidos:

  • CDC, Ciutadans y UDC no han cumplido el requisito de enviar la relación de subvenciones públicas y de donaciones privadas con identificación del donante e importe recibido.
  • Ciutadans no ha detallado las condiciones contractuales de los créditos o préstamos recibidos de entidades financieras incumpliendo el artículo 14.5 de la Ley Orgánica de Financiación de los Partidos Políticos.
  • Ningún partido con representación parlamentaria cumple los requisitos de transparencia informativa del artículo 14.8 de la LOFPP.
  • Ciutadans, PP e ICV han presentado documentación que no permite evaluar el grado de cumplimiento y adecuación del sistema de control interno implantado por el partido.

El viejo pasado del nuevo ciudadanos

Ciudadanos está internándose con fuerza en el panorama político español. En un momento en el que lo nuevo tiene premio electoral, la formación de Albert Rivera se presenta ante la opinión pública como un partido de la nueva política y garante de regeneración. Algunos no han dudado en llamarles “el Podemos de derechas”, por la fuerza de un discurso que combina a partes iguales frescura, oposición frontal a la corrupción y responsabilidad. No hay duda de que Ciudadanos –Ciutadans, como hasta ahora se había conocido al partido– ha extendido su marca por el Estado con gran habilidad para hacerla pasar por nueva.

Pero lo cierto es que Albert Rivera sumará al final de esta legislatura la tercera en su escaño como parlamentario catalán, defendiendo las siglas de un partido que cumple nueve años precisamente este 4 de marzo. Un tiempo más que suficiente para que sus diputados, tres durante las primeras dos legislaturas y nueve a partir de 2012, se retraten con el sentido de sus votos. A juzgar por su actuación en el Parlament, Ciutadans se ha revelado como un partido de tendencias derechistas que ha votado frecuentemente junto al PP y, en menos ocasiones, el PSC.

El 25 de abril de 2013, el diputado de Ciutadans Manuel Villegas defendió desde la tribuna del Parlament retirar la sanidad a los inmigrantes sin permiso de residencia. “No podemos ofrecer asistencia sanitaria gratuita e ilimitada a todo el que venga como turista o a aquellos que han entrado de forma irregular en España“, proclamó Villegas. “Creemos de lógica, pero también de justicia, que los servicios sanitarios que se ofrecen a los ciudadanos que se encuentran ilegalmente en Catalunya no pueden ser exactamente los mismos que los que se ofrecen a los ciudadanos que pagan religiosamente sus impuestos y cumplen sus obligaciones para con la sociedad”, continúo el diputado. Y, por último, remachó: “Creemos que cualquier euro invertido en esta medida [la asistencia a inmigrantes en situación irregular] estaría mejor invertido en reabrir algún centro de atención primaria de los que se han cerrado”.

En aquella ocasión, la propuesta de Ciutadans solo contó con el apoyo de los diputados del PP, los mismos con los que el 13 de octubre de 2013 abandonaron la Cámara para escabullirse de una votación sobre el franquismo. El grupo parlamentario de ICV-EUiA había presentado una moción en la que se instaba a condenar el franquismo y el fascismo, pero el debate se agrió cuando David Fernàndez, diputado de la CUP, acusó a Ciutadans de tener intención de manifestarse junto a grupos xenófobos como Plataforma Per Catalunya (PxC), Falange o Tramuntana. El diputado de Ciudadanos Jordi Cañas respondió a la CUP reprochando que ellos se manifestaban junto al ‘comando Barcelona’. Tras ser llamado al orden y cortarle el micrófono por parte de Presidencia, los diputados de Ciutandas y del PP abandonaron el hemiciclo.

El 12 de octubre de ese año Ciutadans y el PP se habían manifestado en plaza Catalunya junto a la plataforma ‘Som Catalunya, Somos España’, que, pese a sus intentos de desmarcarse, no puedo evitar la presencia del partido xenófobo de Josep Anglada, Plataforma Per Catalunya. El líder racista no ha dudado en mostrar sus simpatías hacia el partido de Rivera, aunque en ocasiones se lo ha puesto difícil. En el verano de 2013, Anglada fichó al hasta entonces candidato de Ciutadans, Manuel García Florido, con el que un nutrido grupo de personas pasaron de militantes de Ciutadans a engrosar las filas ultraderechistas de PxC.

Libertad religiosa e impuestos

Los asuntos de índole religiosa constituyen buen termómetro de las posiciones de la que hoy se presenta como flamante incorporación a la nueva política española. Ciutadans se abstuvo en el punto de una moción que reclamaba no aplicar la reforma del aborto de Gallardón en Catalunya, aunque sí se mostró partidario de retirar las subvenciones a centros religiosos bajo el argumento de “quien quiera escuela que segrega, que la pague”.

Además, la hoy portavoz y candidata a la alcaldía de Barcelona por la formación, Carina Mejías, propuso prohibir algunos tipos de velos islámicos, como el burka y la niqab, en lugares públicos. “Desde Ciutadans creemos que bajo cada burka hay una mujer sometida y que los derechos humanos y las libertades están por encima de cualquier cuestión religiosa o cultural”, aseguró, aduciendo además cuestiones de seguridad pública.

Para la prohibición del velo integral, Mejías ni siquiera pudo cosechar el apoyo del que fue su partido durante veinte años, el PP. La número dos del partido se afilió a Nuevas Generaciones en el año 1989 y ascendió en la formación hasta llegar a concejal de Barcelona y diputada durante ocho años en el Parlament, donde también fue portavoz del grupo popular.

Durante su primera etapa como diputada del PP, pudo haberse cruzado con un joven abogado barcelonés que entonces daba sus primeras pasos en las Nuevas Generaciones del partido conservador. Se trataba de quien luego sería su jefe, Albert Rivera, que estuvo afiliado al PP entre 2002 y 2006, hasta poco antes de ser elegido presidente de Ciutadans.

Ciutadans ha sido un partido que se ha significado contra los recortes, a la vez que contra las subidas de impuestos. Según ha defendido la formación, se necesita un sistema que redistribuya, gravando a los más ricos y liberando de impuestos a las clases medias y bajas. Sin embargo, Ciudadanos se retrató en 2013 votando en contra de recuperar el impuesto de patrimonios, con el argumento de que “servía para meter la mano en el bolsillo a los ciudadanos para construir la transición nacional”. Seis meses después, de nuevo con el PP, también votó en contra de recuperar el impuesto de sucesiones, que grava especialmente las herencias de más de medio millón de euros.

Conatos de corrupción y prácticas poco limpias

Si en algo se ha alineado Ciutadans con formaciones más a la izquierda como la CUP o ICV-EUiA ha sido en el azote contra la corrupción, enfocada especialmente contra los dos partidos hegemónicos en Catalunya, CiU y PSC. Famoso entre la prensa parlamentaria es el exportavoz de la formación Jordi Cañas, quien frecuentemente clamaba contra el régimen “nacionalismo cleptómano” en el que, a su parecer, vive la ciudadanía catalana. Pero los buenos tiempos de Cañas como látigo de la corrupción acabaron cuando el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya le imputó en enero de 2014, acusado de haber defraudado 429.000 euros a Hacienda como gestor de una sociedad.

Cañas dimitió de todos sus cargos en el Parlament en abril, por lo que no llegó como diputado a la confesión que el expresident Pujol hizo en julio y de la que con seguridad Cañas hubiera sacado jugo en sus diatribas parlamentarias. Pero en noviembre Ciutadans lo recolocó como asesor en el Parlamento Europeo, donde puedo criticar cara a cara a otra persona que también regularizó dinero proveniente de Suiza: Javier Nart.

El eurodiputado de Ciutadans recibió una herencia que su padre guardaba en el país del secreto bancario, lo que Nart justificó por miedo a ETA. Una coincidencia más: el gestor de la cuenta de su padre es la misma persona que gestionó los fondos suizos de Fèlix Millet, el acusado de saquear el Palau de la Música.

En sus nueve años de vida, Ciutadans también ha tenido problemas con sus fundaciones. En octubre de 2013, la Sindicatura de Cuentas catalana reclamó al partido los presupuestos de una de sus fundaciones, Tribuna Cívica, que entre 2009 y 2012 eludió la fiscalización tanto del ente catalán como del estatal al pertenecer a un partido catalán pero tener sede en Madrid.

Finalmente el partido presentó la documentación requerida y el asunto se solucionó ahí, pero de nuevo la sindicatura volvió a darle un tirón de orejas en su informe de 2014 por no aportar todos los documentos requeridos sobre las cuentas del partido y de sus tres fundaciones vinculadas.